un náufrago y su perro que sobrevivieron meses a bordo de la deriva vuelven a tierra firme

(CNN)– Un marinero australiano que pasó meses a la deriva en el océano Pacífico junto a su amada perla contó su extraordinaria historia de supervivencia a base de pescado crudo y agua de lluvia, a la que finalmente logró llegar sano y salvo a tierra firme.

Timothy Lyndsay Shaddock, de 54 años, y su compañero canino, Bella, fueron rescatados después de tres meses en el mar por un arrastrero atunero mexicano que los vio embarcarse a través de la vasta extensión del océano más grande del mundo.

“Me encontré bien.

«Estoy muy agradecido al capitán ya la compañía pesquera que me salvaron la vida. Estoy vivo y davvero no pensé que lograría», dijo.

náufrago

El marinero Timothy Lyndsay Shaddock y su perra Bella sobrevivieron a base de pescado crudo y agua de lluvia entre quedar varados durante tres meses en el Océano Pacífico. (Crédito: CNN)

Shaddock, quien se describe a sí mismo como una persona tranquila que disfruta estar sola en el océano, dice que su odisea comenzó a principios de mayo, cuando él y Bella, un peligro que recibió mientras viajaba a México, se zarparon en una gran pesca. expedición desde el Mar de Cortés, también conocido como Golfo de California.

Su destino final fue la Polinesia Francesa, un viaje de 6.000 kilómetros. Pero su pequeño catamarán «Aloha Toa» fue dañado por un tormento variable semanas después, enviando a Shaddock y Bella a la deriva en un océano duro e impredecible, con pocas esperanzas de redención.

Shaddock dijo que «pescaba mucho» y escribió «mucho sushi de atún» para mantenerse igual que Bella, pero afirmó que su salud dominaba en medio de los tormentos.

La pareja finalmente fue vista en el Océano Pacífico Oriental «a más de 1.200 millas de tierra», según informó Grupomar, la empresa propietaria del atunero, en un martes martes.

La travesía de la embarcación, dirigida por el capitán Oscar Meza Oregón, brindó a Shaddock atención médica, hidratación y alimentación, según informó Grupomar.

“Gracias a Dios por ponernos en el camino de un hombre que podría haber muerto”, dijo a la prensa Antonio Suárez, dueño de Grupomar.

«Es un día de felicidad porque acabamos en una’aventura para salvar a un aventurero que tiene más más problemas que nosotros».

Shaddock elogió a Bella por brindar la compañía que tanto necesitaba y explicó cómo la pareja se había conocido por accidente.

«Bella, como que me encontré en medio de México, ella es mexicana, es el espíritu del medio del país. Y no me dejaba marchar. Intenté encontrarle un hogar unas tres veces, y ella siguió siguiéndome hasta el agua», recuerda.

Con aspecto algo aburrido y visiblemente ilusionado, con su barba y pelaje revuelto, Shaddock dijo que «siempre estará en el agua», para sopesar su reciente eventualidad.

«No se hasta que punto volveré a entrarme en el océano, pero creo que me encanta la natura», confirmó.