Till Lindemann: La fiscalía alemana archiva la investigación por delitos sexuales contra el cantante de Rammstein ante la falta de pruebas | Sociedad

La fiscalía estatal de Berlín ha anunciado que abandona la investigación sobre el cantante y líder de la banda de rock alemana Rammstein, Till Lindemann, acusado de múltiples delitos de agresión sexual, porque no han encontrado ninguna evidencia para seguir el caso, según informa The Washington Post. “La evaluación de las pruebas disponibles —sobre todo los informes de prensa que se refieren a denunciantes anónimos, así como el interrogatorio adicional de testigos— no ha arrojado ningún indicio de que el acusado haya llevado a cabo actos sexuales con mujeres contra su voluntad, ni haya administrado sustancias incapacitantes”, señaló la fiscalía en un comunicado, de acuerdo con el medio citado.

El pasado mes de junio, la fiscalía de Berlín abrió una investigación contra Till Lindemann, tras varias acusaciones de mujeres jóvenes que denunciaban un sistema de casting y reclutamiento de fans para mantener relaciones sexuales con él en fiestas posteriores a sus conciertos. El escándalo estalló a raíz del testimonio de una mujer irlandesa que denunció a la policía lituana que su bebida fue adulterada en una fiesta posterior al concierto que dio el grupo en Vilnius en mayo. En esas reuniones, según la descripción de testigos, se realizaban actos sexuales y también había casos de violencia y abuso. Algunas de ellas señalaban que se les ofreció alcohol y drogas sin preguntar por su edad. “La rápida finalización del proceso de investigación por parte de la fiscalía de Berlín demuestra que no hay pruebas suficientes de que nuestro cliente haya cometido presuntamente delitos sexuales”, han comentado los representantes legales de Lindemann.

Los fiscales han asegurado que las agencias policiales aún no han recibido testimonios de ninguna presunta víctima de Lindemann. Además, los investigadores tampoco han encontrado evidencia de que el sospechoso hubiera cometido agresión sexual facilitada por drogas o que hubiera utilizado un desequilibrio de poder para explotar sexualmente a un menor.

El grupo, conocido por su espectacular pirotecnia y sus letras provocadoras, ha vendido más de 50 millones de discos y llena estadios por todo el mundo. Su fama en Alemania es más controvertida que en el extranjero, especialmente después de que Lindemann publicara un libro de poemas y un vídeo pornográfico hace un par de años. En uno de los textos aparentemente fantasea con abusar de una mujer inconsciente. Lindemann muestra en sus recitales esculturas sexualmente explícitas que él mismo diseña y suele hacer pantomimas de actos sexuales como eyaculaciones sobre el escenario.