Una fuente informó a CNN que las Fuerzas de Apoyo Rápido se mudaron a un laboratorio en Jartum, Sudán, donde se encuentran patógenos del sarampión, poliomielitis y catarros. La OMS no atribuyó la incapacidad del laboratorio, pero dijo que los técnicos médicos no tienen acceso a las instalaciones.