Anas Al-Kharatt, un niño de apenas 4 años, se ha convertido en uno de los intérpretes más jóvenes del círculo sufí en Siria, según informa Reuters. El pequeño presenta su baile ante el público acompañado de su padre y sus primos, y lo hace con el objetivo de preservar su herencia cultural.