(CNN) — Mientras un bote que transportaba a 400 migrantes se quedó sin combustible a la deriva a lo largo de una peligrosa ruta migratoria en el Mediterráneo central la semana pasada, las autoridades italianas dirigieron una importante operación de rescate luego de que las autoridades maltesas se negaran a rescatar a los que estaban a bordo.

Las súplicas desesperadas de ayuda de los pasajeros no fueron escuchadas durante casi una semana antes de que finalmente llegaran a las costas italianas este miércoles, junto con 800 inmigrantes varados durante más de 10 días en otro barco.

Muchos de los migrantes cayeron al suelo una vez que llegaron a tierra, severamente deshidratados y cubiertos de vómito del mar embravecido, dijeron testigos. Pocos llevaban chalecos salvavidas.

Las ONG que operan en el área, incluida la organización alemana Sea-Watch International, dijeron que alertaron repetidamente a las autoridades maltesas sobre el barco, solo para ser ignoradas.

“Malta prefiere correr el enorme riesgo de que 400 personas mueran que cuidar de estas personas”, señaló Sea-Watch.

Las Fuerzas Armadas de Malta (AFM, por sus siglas en inglés) dijeron a los medios locales que las personas a bordo del barco no solicitaron rescate, según el Malta Independent. No respondieron a la solicitud de comentarios de CNN.

Este hech, otra disputa entre países de la Unión Europea (UE), arroja una nueva luz sobre la incapacidad del bloque para negociar quién debería adaptarse a un aumento en la llegada de inmigrantes, algo que los críticos dicen que solo conduce a más sufrimiento y tragedia.

Cuando los ocupantes de los dos primeros barcos finalmente se pusieron a salvo, dos más, ambos con alrededor de 450 personas, fueron vistos en el mar. Una vez más, Sea-Watch International alertó a las autoridades italianas y maltesas, confirmó a CNN, pero ninguno de los dos países lanzó un rescate de inmediato.

Unas 400 personas quedaron varadas en un barco en el Mediterráneo central, fotografiado el 9 de abril de 2023, a medida que aumenta la llegada de migrantes a Europa. (Crédito: Giacomo Zorzi/Sea-Watch/AP)

El número de personas indocumentadas que llegan a las costas europeas por mar se disparó en lo que va de año debido a los conflictos, la desigualdad global y la crisis climática.

Más de 36.000 migrantes llegaron a la región mediterránea de Europa de enero a marzo de este año, casi el doble en comparación con el mismo período en 2022, según las cifras más recientes de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR). Es la cifra más alta desde la crisis de refugiados que alcanzó su punto máximo en 2015 y continuó en los primeros meses de 2016, cuando la llegada de más de un millón de inmigrantes a las costas de Europa hizo que la solidaridad de la UE se derrumbara en disputas y caos fronterizo.

En lo que va de año, más del 98% ha llegado por mar, frente al 2% por tierra, la mayor proporción desde 2016, según la ONU. Y se estima que 522 migrantes murieron o desaparecieron en el camino, según muestran los datos de la ONU, que reflejan la falta de rutas seguras y legales disponibles para los refugiados y solicitantes de asilo.

“La gente huye porque tiene que alejarse de estas situaciones tan difíciles en casa”, dijo Jenny Phillimore, profesora de migración y superdiversidad en la Universidad de Birmingham en el centro de Inglaterra.

“¿Por qué corren estos riesgos y se suben a los botes? Porque no hay rutas seguras y legales, no tienen otra opción”.

Una falta de cooperación

Cada año, decenas de miles de migrantes que huyen de la guerra, la persecución y la pobreza arriesgan rutas traicioneras hacia Europa en busca de seguridad y mejores perspectivas económicas.

Pero la falta de corredores migratorios seguros y legales disponibles para refugiados y solicitantes de asilo puede tener consecuencias mortales.

En marzo, al menos 28 migrantes murieron después de que sus botes se hundieron frente a las costas de Túnez cuando intentaban cruzar el Mediterráneo hacia Italia. El mes anterior, al menos 93 personas murieron después de que un bote de madera que transportaba migrantes de Turquía se estrellara contra las rocas frente a la costa de Calabria, en el sur de Italia.

Un policía y su perro patrullan la playa el 26 de febrero de 2023, donde los escombros de un naufragio fueron arrastrados a tierra después de que un barco de migrantes se hundiera frente a la región de Calabria, en el sur de Italia. (Crédito: Alessadnro Serrano/AFP/Getty Images)

Más al norte, cuatro personas murieron en diciembre después de que un pequeño bote que se cree transportaba migrantes volcara en el Canal de la Mancha, en una de las rutas marítimas más transitadas del mundo.

En muchos casos, los barcos de migrantes están abarrotados y no son aptos para el viaje, y la necesidad de gastar recursos para rescatar a los que están a bordo puede llevar a que los países europeos cambien de responsabilidad porque las autoridades “no quieren que la gente desembarque en sus costas”, agregó Phillimore.

“Italia ha sido durante mucho tiempo uno de los países que (ha) visto una mayor proporción de llegadas a través del Mediterráneo, en comparación con los países del norte de Europa. Si bien la Comisión de la UE ha tratado de instigar el reparto y las cuotas, realmente no ha funcionado”, dijo.

Aumenta la cifra de muertes en el Mediterráneo 2:20

El gabinete de Italia emitió este martes un estado de emergencia luego de la llegada de los barcos de migrantes. Los que están en los barcos se consideran migrantes, incluso si provienen de países que califican para el estatus de asilo. No son reconocidos como refugiados hasta que se completa el largo proceso.

La primera ministra populista y de derecha de Italia, Giorgia Meloni, presentará una nueva legislación este mes que endurecerá las reglas para incluir la repatriación forzosa de los inmigrantes que no cumplan con los requisitos del estatus de refugiado. Actualmente, los migrantes que no cumplen con esos estándares reciben un aviso para que abandonen el país, pero a menos que las fuerzas del orden los detengan, rara vez se ejecuta la expulsión.

Legisladores italianos, incluida la primera ministra Giorgia Meloni (centro), imagen del 9 de marzo de 2023, están listos para presentar una nueva legislación dirigida a los inmigrantes que no califican para el estatus de refugiado. (Crédito: Tiziana Fabi/AFP/Getty Images)

Es probable que las enmiendas se aprueben con el fuerte apoyo de los legisladores de la oposición y la Unión Europea, así como de la gran mayoría de Meloni en el parlamento. Italia pidió ayuda a sus socios de la UE en la repatriación y el procesamiento de inmigrantes, así como en la acogida de aquellos que sí califican para el estatus de refugiado según los protocolos estipulados por ACNUR.

«No tirando de su peso»

En otras partes de Europa, los organismos humanitarios criticaron a los líderes por proponer políticas destinadas a restringir el acceso fronterizo para aliviar la presión sobre los países ricos, donde los sistemas para tratar con inmigrantes indocumentados están desbordados.

Los legisladores de la oposición y los defensores de los derechos humanos criticaron recientemente al gobierno del Reino Unido por sus planes «crueles» e inviables de albergar a los inmigrantes en bases militares y barcazas en desuso en lugar de hoteles.

Una vista de la RAF Scampton, en Lincoln, fotografiada el 29 de marzo de 2023. Es uno de los dos cuarteles militares que el gobierno del Reino Unido propuso para albergar a los inmigrantes. (Crédito: Callum Parke/PA Images/Getty Images)

Se produjo cuando el gabinete del primer ministro de Reino Unido, Rishi Sunak, enfrentó acusaciones de violar el derecho internacional con un proyecto de ley de migración ilegal propuesto, que planea enviar a los refugiados y solicitantes de asilo que llegan al Reino Unido en barco a Ruanda o a su país de origen.

En 2022, se realizaron 74.751 solicitudes de asilo en el Reino Unido, según el gobierno. El número total de personas que esperan una decisión de asilo se duplicó con creces entre 2020 y 2022, de alrededor de 70.000 a 166.300, según el Ministerio del Interior. Los críticos dicen que el sistema de inmigración del Reino Unido es descuidado y está fallando.

“El proyecto de ley evitaría que un gran grupo de refugiados extremadamente vulnerables confíe en la protección de los derechos humanos, al dejar que el Ministro del Interior decida quién debe ser protegido y quién debe ser deportado, y excluyendo casi por completo a los tribunales”, dijo en marzo a CNN Adam Wagner, un destacado abogado de derechos humanos.

En Italia, 77.195 solicitaron asilo el año pasado, según el Ministerio del Interior italiano. De ellos, se examinaron 52.625 solicitudes y se denegó el asilo al 53%. Aquellos a quienes se les niega pueden apelar la decisión, pero la mayoría se escabulle y se queda sin documentos.

Más al oeste, en Francia, de las 137.046 solicitudes de asilo que se registraron en 2022, se concedieron 56.179, según el Ministerio del Interior francés. La Oficina Federal de Migración y Refugiados de Alemania dijo que se presentaron 244.132 solicitudes de asilo en 2022. De ellas, se concedió el 72,3%, y algunas de las solicitudes aprobadas incluyen solicitudes atrasadas del año anterior.

En Grecia, se presentaron 37.300 solicitudes de asilo, alrededor de un tercio más que en 2021, según la Agencia de Asilo de la Unión Europea. De ellas, se examinaron 30.886, de las cuales se concedieron 19.243 y se denegaron 11.643.

Un mes antes, ACNUR condenó los reportes de que casi 100 migrantes fueron despojados de sus ropas en la frontera entre Grecia y Turquía. En 2021, Grecia terminó de construir un muro de 40 kilómetros (25 millas) a lo largo de su frontera con Turquía en medio de preocupaciones de que la toma de Afganistán por parte de los talibanes podría causar una afluencia de personas que buscan asilo.

El primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, fotografiado el 31 de marzo de 2023 en una ceremonia en Feres que marca la extensión de la valla de acero del país para detener el flujo de refugiados. (Crédito: Sakis Mitrolidis/AFP/Getty Images)

Grecia estuvo en el centro de la crisis migratoria de Europa a mediados de la década de 2010, cuando millones de refugiados y migrantes de Siria, Afganistán e Iraq viajaron por el continente. Adoptó una postura de línea dura desde entonces, al rechazar las súplicas de Turquía y las organizaciones internacionales para permitir que más inmigrantes crucen sus fronteras.

“La respuesta a este problema no es solo la respuesta de un país, ciertamente los países que han alimentado las desigualdades geopolíticas y han generado el tipo de problemas de los que la gente está huyendo… también tienen una responsabilidad y el Norte Global no está haciendo su parte”, agregó Phillimore.

“(Los países del) Norte Global tienen más dinero, pero aceptan a mucha menos gente”.

«Salvar vidas humanas»

El fracaso de los líderes europeos para coordinar una respuesta cohesiva al aumento de llegadas de migrantes y reubicar a los solicitantes de asilo en todo el continente crea un «punto muerto político», según los investigadores.

Durante la crisis migratoria de 2015, una confluencia de conflictos políticos, incluido el surgimiento de ISIS, la guerra civil siria y la inestabilidad en Afganistán en el Medio Oriente y en otros lugares, llevó a un número récord de personas a abandonar sus hogares e intentar cruzar a Europa.

Ese año, 1.000.573 personas llegaron a Europa a través del Mediterráneo por mar, y se teme que casi 4.000 se ahogaron, según ACNUR.

El mayor número de refugiados que entraron en la UE viajó a través de Libia. En ese momento, la UE entró en un nuevo acuerdo en el Mediterráneo con base en la «cooperación con las autoridades libias», dijo Luca Barana, investigador del Istituto Affari Internazionali (IAI, por sus siglas en inglés) y coordinador del Grupo de Trabajo sobre Migración T20 Italia.

Después de la guerra civil libia, Túnez se convirtió en la nueva puerta de entrada a Europa, pero si bien existe un acuerdo entre Italia y Túnez, no existe un acuerdo similar a nivel de la UE. Las salidas de Túnez también aumentaron debido a la “creciente adversidad y discriminación contra los inmigrantes subsaharianos que residen en Túnez”, agregó Barana.

En lugar de adoptar un enfoque «cooperativo» con Túnez, «la Unión Europea invierte en mejorar la infraestructura de control fronterizo y aumentar el número de retornos y readmisiones», señaló Barana.

Human Rights Watch (HRW) dijo que es «profundamente alarmante» que los países de la UE traten de incumplir los compromisos de rescatar a refugiados y solicitantes de asilo varados en el mar.

migrantes europa

Migrantes del África subsahariana, imágenes del 4 de octubre de 2022, sentados en un bote improvisado mientras viajan hacia la costa italiana. (Crédito: Fethi Belaid/AFP/Getty Images)

“A medida que más personas se ven obligadas por los conflictos y las violaciones de los derechos humanos a emprender viajes peligrosos a través del Mediterráneo para buscar seguridad en Europa, es profundamente alarmante y decepcionante que los países de la UE intenten abdicar de sus deberes de rescatar a personas en peligro en el mar bajo derecho internacional”, dijo a CNN un portavoz de la ONG internacional.

Liz Throssell, portavoz de derechos humanos de la ONU, también pidió el fin de las políticas que permiten violaciones de derechos humanos contra los migrantes. “UN Human Rights también ha deplorado repetidamente la prevención u obstrucción de los esfuerzos humanitarios de búsqueda y rescate, incluso mediante la incautación de embarcaciones y la criminalización de los proveedores de asistencia y otros defensores de los derechos de los migrantes”.

Varios trabajadores de ONG se enfrentan a una obstrucción legal después de intentar rescatar barcos de migrantes varados en el mar. En enero, grupos de derechos humanos y el Parlamento Europeo condenaron rotundamente un juicio a 24 trabajadores de emergencia en Grecia, después de que fueran arrestados en 2018 por ayudar a los refugiados que quedaron atrapados en un bote después de salir de Turquía.

Daniele Fiorentino, profesor de ciencias políticas en la Universidad Roma Tre en Roma, Italia, dijo que los refugiados cuyas vidas están en juego deberían tener prioridad cuando se trata de las políticas de la UE con respecto a la llegada de migrantes en barco a la región.

“Tal vez hoy la situación sea menos crítica que en 2015, pero la tragedia… es el resultado de una debilidad o ineficacia en el proceso de toma de decisiones tanto en Italia como en Europa”, dijo a CNN.

“¿De quién es la responsabilidad de rescatar a las personas perdidas en el mar, quién vigila el proceso y toma las decisiones? Al hacer esto, las autoridades, y todos nosotros, siempre debemos tener en cuenta que el tema principal en juego aquí es muy inmediato y claro: salvar vidas humanas”.

Antonio Jarne, Aurore Laborie, Lauren Kent, Allegra Goodwin y Chris Liakos de CNN contribuyeron con este reportaje.