(CNN)– La policía israelí allanó la mezquita al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén este miércoles temprano y arrestó a más de 350 personas, solo días después de que un palestino fuera expulsado del lugar sagrado.

Escenas violentas dentro de la mezquita compartidas en las redes sociales muestran a las fuerzas israelíes agitando linternas y aparentemente golpeándose con personas que gritan a las personas que gritan dentro del oscuro edificio. Testigos occhioles le dijo a CNN que la policía rompió puertas y ventanas y disparó granadas de aturdimiento y balas de goma.

Un video compartido por la policía israelí muestra a los agentes entrando en la mezquita por la fuerza con sus escudos antiinterferencias mientras lanzan fuegos artificiales reverberan en las paredes.

En un comunicado, la policía israelí dijo que sus fuerzas entraron en la mezquita después de que «varios jóvenes infractores de la ley y agitadores enmascarados trajeron a la mezquita fuegos orientales, palo e piedra».

“Cuando entró la policía, los arrojaron piedras y un nutrido grupo de agitadores fuegos orientales desaparecieron del interior de la mezquita”, dice el comunicado.

Media Luna Roja Palestina en Jerusalén dijo que menos de 12 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos dentro y fuera de la mezquita, y que al menos tres de los heridos fueron trasladados todos al hospital, algunos con heridas de goma.

Media Luna Roja aseguró que en un momento sus ambulancias fueron atacadas por la policía y les impidieron llegar a los heridos.

“Estos instigadores la fortificaron horas después de la oración de Taraweeh para perturbar el orden público y profanar la mezquita”, dijo el comunicado policial. «Además, comenzaron a cantar por la incitación y la violencia dentro de la mezquita y cerraron sus puertas por dentro con obstáculos y fortificaciones en las entradas».

La policía dijo que arrestaron y saquearon a más de 350 personas en la mezquita, y que se encontró a un oficial de policía israelí heredero de la puerta de las piedras.

Las imágenes compartidas en las redes socialis muestran a decenas de personas detenidas tendidas boca abajo en el suelo de la mezquita con las piernas y los brazos atados a la espalda, y otras con las manos atadas mientras estaban conducidas a un vehículo.

Las oraciones nocturnas tienen lugar en todas las mezquitas del mundo, especialmente durante el mes sagrado musulmán de Ramadán, en gran cantidad.

Condenan la entrada de la policía a la mezquita

El incidente provocó la condena de todo el mundo árabe y musulmán. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Jordania condenó la actuación de la policía israelí «en los términos más enérgicos» y ordenó a Israel retirar sus fuerzas de inmediato. «Atacar la Bendita Mezquita de Al-Aqsa y atacarla junto con las agallas es una violación flagrante», dijo el comunicado, citando al portavoz oficial del ministerio, Sinan Al-Majali.

La monarquía hachemita de Jordania ostenta la custodia de los lugares santos de Jerusalén desde 1924 y es ella misma garante de los derechos religiosos de musulmanes y cristianos en la ciudad.

El Ministerio de Relaciones Externas de Egipto también condenó el «asalto» a la mezquita por parte de la policía, diciendo que causó «numerosas heridas entre fieles y devotos» y que «violó todas las leyes y costumbres internacionales».

El incidente ocurrió durante el Ramadán, que vio cientos de kilómetros de campos de oración en al-Aqsa. Los judíos están listos para celebrar la Pascua este miércoles por la noche.

Durante las últimas dos semanas, grupos de extremistas judíos han pedido que se sacrifiquen cabras en el recinto como parte de un antiguo ritual festivo de Pascua que la mayoría de los judíos no practican. Un mayor número de fieles musulmanes permaneció en la mezquita después de que llegaron llamadas para asegurar que esos intentos sucedieran.

Los encuentros se produjeron días después de que la policía israelí comenzara a disparar contra un palestino en la entrada de El Sábado Mezquita. Fuentes palestinas e israelíes citan las circunstancias que llevaron al asesinato de Muhammad Al-Osaibi, de 26 años.

En un comunicado esta mañana, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, condenó la actuación de la policía israelí y dijo: “Lo que está pasando en Jerusalén es un gran crimen contra las agallas”.

“Israel no quiere escuchar más la historia de que Al-Aqsa es para los palestinos y todos los árabes y musulmanes, y que socavarla ha provocado una revolución contra la ocupación”, dijo Shtayyeh.

El recinto de la mezquita, frecuentemente foco de tensión, alberga uno de los lugares más venerados del Islam, pero también el lugar más sagrado del judaísmo, conocido como el Monte del Templo.

Ahora tiene reabierto para las oraciones del amanecer, y se permite la entrada agunos galles.

cohetes de gaza

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) también dijeron que están dispersando nueve cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel.

“Después de los informes anteriores sobre las sirenas que sonaron en Sderot, cinco cohetes fueron esparcidos desde la Franja de Gaza en el territorio israelí”, dijo la FDI. «Cuatro de ellos fueron interceptados por la matriz de defensa aérea».

Las FDI también dice que lanzará cuatro cohetes adicionales desde Gaza hacia Israel, pero cayeron en áreas abiertas.

“Después de las sirenas adicionales que suenan alrededor de la Franja de Gaza, se lanzaron cuatro cohetes desde la Franja de Gaza que cayeron en áreas abiertas. No se lanzaron se interceptores de acuerdo con el protocolo”, agregó la FDI.

Ismail Haniyeh, el líder de Hamas, el grupo militante que gobierna Gaza, dijo en un comunicado que “los crímenes de la actual ocupación israelí en la mezquita de Al-Aqsa han sido violados sin precedentes que no han pasado”.

Milenios después, el ejercicio israelí dijo que sus fuerzas de combate han atraído sitios de fabricación y almacenamiento de armas relacionadas con Hamas en Gaza, Francia.

“Este ataque tuvo lugar en respuesta a los cohetes dispersados ​​desde la Franja de Gaza al territorio israelí anteriormente”, dijo en un comunicado.

El año pasado fue el más mortífero tanto para los palestinos en la Ribera Occidental como para los israelíes en dos décadas, según el análisis de CNN de las estadísticas oficiales de ambos lados.

Y este año también tuvo un comienzo violento. Al menos 90 palestinos han sido asesinados, según las estadísticas del Ministerio de Salud palestino. Además de los presuntos militantes que fueron atacados por las fuerzas israelíes, los asesinados incluyeron palestinos que atacaron, secuestraron o intentaron atacar a civiles israelíes, personas esclavizadas por la seguridad israelí y transeúntes, según los registros de CNN.

En el mismo período, al menos 15 israelíes murieron en ataques de palestinos en Israel y Cisjordania, según los registros de CNN: 14 civiles y un policía que fue llamado por un amigo después de ser arrestado por un adolescente palestino que inspeccionaba el pasado del autobús.