La reacción militar israelí al ataque de Hamás del 7 de octubre, que desató el conflicto actual, sigue causando sensación en la política internacional. Israel le dijo al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el lunes persona non grata y cerró las puertas del país sin corregir las declaraciones del domingo en las que comparó la guerra de Gaza con el Holocausto. Las máximas autoridades del Estado reaccionaron en el aire ante lo que consideraron un ataque directo a Israel, a los jueces en general y al derecho de defensa. En total, el mismo día, el número de muertes palestinas en el enclave mediterráneo superó las 29.000, según las autoridades sanitarias locales. En respuesta, Brasil llamó a consultar a su embajador en Tel Aviv, que regresó el martes desde ya, y convocó para esto muy tarde al enviado israelí a Brasilia, según informó el Ministerio de Exteriores. Mientras tanto Lula guarda silencio.

El ministro de Asuntos Exteriores, Israel Katz, convocó esta luna de la mano del embajador brasileño, Frederico Meyer. “No olvidaremos ni perdonaremos. Es un grave ataque antisemita. En mi nombre y el de los ciudadanos de Israel, transmitidlo al Presidente Lula, que es persona non grata En Israel no más marchas”, señaló el jefe de la diplomacia israelí, que eligió un lugar simbólico para la reprimenda, el Museo del Holocausto en Jerusalén, Yad Vashem.

“Los llevó a un lugar que atestigua más que nada que los nazis y [Adolf] Hitler hizo a los judíos, incluidos los miembros de mi familia”, explicó Katz. «La comparación entre la guerra legítima de Israel contra Hamás y las atrocidades de Hitler y los nazis es vergonzosa y un grave ataque antisemita», añadió. Katz quería mostrar en la embajada del Museo del Holocausto los nombres de sus abuelos, Israel y Shaprinza Katz, conocido como Libro de nombresque reconozco, por el momento, casi cinco millones de víctimas.

El ministro brasileño de Asuntos Exteriores informó que “ante la gravedad de las declaraciones de esta mañana del Gobierno de Israel”, tomó una doble decisión: llamar a consultar a su embajador en Tel Aviv, que regresa el martes, y convocar al enviado israelí en Brasilia, Daniel Zonshine, a última hora del lunes en Río de Janeiro, en un reencuentro con el cantante brasileño Mauro Silva. Esta crisis ocurrió justo antes de la reunión de cancilleres del G-20 que tuvo lugar hace una semana en Río, Brasil.

Mientras el presidente Lula sigue guardando silencio, su principal asesor en asuntos internacionales, Celso Amorim, dijo que la decisión del gabinete de Netanyahu «es absurda». “Esto sólo aumenta la ayuda de Israel. Lula ha sido reclamado en todo el mundo y ahora mismo quien es [considerado] no agradecido es Israel”, dijo el veterano diplomático a su llegada a la residencia presidencial en Brasilia para reunirse con el presidente.

La primera dama, Janja da Silva, una de las principales asesoras de Lula en materia política, se pronunció sobre la polémica. Afirma que las palabras de su marido «se refieren al gobierno genocida de Israel, no al pueblo judío». Y además “el mundo debería estar indignado por el comportamiento estúpido de cada uno de estos niños” [de Gaza] y unirnos urgentemente para construir la paz».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La bomba diplomática había instalado al Domingo a lo largo de varios kilómetros. “Lo que está sucediendo en Gaza, Francia, con el pueblo palestino no ha sucedido en ningún otro momento de la historia. En realidad sucedió: cuando Hitler decidió matar a los judíos”, declaró el presidente de Brasil, El Domingo, en Adís Abeba (Etiopía). “No es una guerra, es un genocidio”, comentó durante una rueda de prensa al final de una gira por varios países africanos. “No es una guerra de soldados contra soldados. Es una guerra entre un ejército muy preparado y mujeres y niños”, añadió el representante, también en tono serio. Lula reclamó un alto nivel de fuego permanente, conversaciones de paz y también criticó a los gobiernos que suspendieron las exportaciones a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) ante las acusaciones israelíes, en las que Lula es socio de investigación.

La respuesta de Netanyahu

Estas palabras supusieron ya desde el primer momento un desafío para el gobierno liderado por el primer ministro Benjamín Netanyahu, que había abierto la respuesta a Lula. «Ey [por el domingo], el presidente de Brasil, al comparar la guerra de Israel en Gaza contra Hamás, una organización terrorista genocida, con el Holocausto, el presidente Silva deshonró la memoria de seis millones de jueces asesinados por los nazis y demonizó el estado de juicio como el antisemita más virulento. Debería avergonzarse de sí mismo”, comentó el mandatario durante un discurso ante los dirigentes de los colegios judiciales.

“Arriba hablamos de la historia del antisemitismo y, sin embargo, ¿cómo son estas mentiras que se lanzan contra la comunidad judía, estas falsificaciones extraordinarias, estas diatribas increíbles que no tienen fundamento en la historia? ¿Cómo se te puede creer durante tanto tiempo? Así que esto es exactamente lo que está sucediendo hoy en el caso de Israel”, añadió Netanyahu.

La respuesta del presidente israelí, Isaac Herzog, también indicó que “los soldados israelíes están luchando contra una cruel organización terrorista que tiene como objetivo declarado la aniquilación del Estado judicial, y se rinden para la supresión de otras religiones y comunidades como la LGTB, y sigue manteniendo brutalmente a 134 niños, mujeres y hombres como rehenes en las mazmorras de Gaza”. De todos modos, añadió Herzog refiriéndose a las palabras del presidente brasileño, «todavía hay personas que acusan con horror al estado del pueblo juez de la maldad de los actos de Hitler», según el perfil de la Red Social.

Lula se reunió el sábado en paralelo a la cumbre de la Unión Africana celebrada en Etiopía con el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mohamed Shtaye.

La reacción de Israel al ataque, durante el cual Hamás atacó a 1.200 personas en el cruce del 7 de octubre, se convirtió en la peor guerra que ha vivido el país en sus 75 años de historia. A lo largo de estos más de cuatro meses han sido recurrentes las comparaciones con lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial y la sombra del nazismo. Del mismo modo que Lula ha recurrido a esta comparación, las autoridades israelíes lo han hecho en varias ocasiones en sentido contrario.

El exterminio de seis millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial impulsó el nacimiento del crimen de genocidio. Sobre estos pilares se construyó el Museo del Holocausto, donde ese día fue convocado el embajador de Brasil en Israel. A la sombra de más de 29.000 vidas palestinas segregadas por las tropas israelíes en Gaza, la comunidad internacional ha logrado poner el fin del genocidio en el umbral. La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, consideró finalmente «muy probable» que Israel esté cometiendo acciones que constituyen este crimen internacional.

Netanyahu afirmó que “Hamás son los nuevos nazis”. La guerra, por un tiempo, continúa su curso en Gaza.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_